3 consejos para organizar acciones y eventos de alto valor

 

¡Vuelta al cole y vuelta a los eventos! 

En diferentes formatos, pero siguen siendo eventos, porque la importancia no está en el "cómo". La importancia está en seguir aportando valor y conectando con las personas igual que en los formatos presenciales.

Es momento de parar e ir paso a paso.

 

¿Qué características tiene un evento?

 

  • Un objetivo o KPI específico

  • Un público con el que conectar

  • Una estrategia

  • Aporta valor y transforma comportamiento


 

Por tanto, hay muchas acciones que podemos considerar eventos, desde los conocidos webinars, hasta los viajes de incentivo o incluso los Lives de Instagram. ¿Entiendes lo que queremos decir? Cualquier acción de marca tiene un objetivo, una estrategia detrás y es importante diseñarla y tener en cuenta cada detalle.

Por eso decimos, ¡basta a los webinars sin valor! ¡Basta al contenido vacío para rellenar webs y feed! Es momento de aportar, de colaborar y sumar.

Y hoy, queremos darte nuestros consejos (pasos a seguir) para conseguirlo.

 

CONSEJO 1. El formato no es lo más importante

No pienses en el formato (envío de producto, evento en formato virtual/híbrido/presencial...), piensa en el objetivo y en la audiencia:

  • Para qué (objetivo)
  • Para quién (audiencia/público)

Tener claros estos dos puntos, te ayudará a pensar en la estrategia y escoger el mejor formato.

 

CONSEJO 2. Conoce a tu público

Analiza y empatiza con tu público objetivo.

Una vez tienes claro el objetivo de la acción, es  momento de indagar un poco más en tu público.

¿Cómo está? ¿Qué necesita? ¿Cuáles son sus mayores miedos o qué beneficios vas a aportar con esta acción? Estas son algunas preguntas que debes analizar antes de ir más allá.

Si quieres saber más sobre el mapa de empatía, en este artículo puedes analizarlo con más detalle.

 

(En una situación como la actual, el entorno de nuestro público cambia casi a diario. Es importante realizar este análisis a menudo).

 

CONSEJO 3. Define y traza la mejor estrategia

Define el punto de partida, visualiza el objetivo y traza la mejor estrategia para conseguirlo.

Una vez tienes todos los puntos previos claros, puedes empezar a trazar la estrategia, es decir, empezar a definir el formato de tu acción.

Una vez tengas el primer  borrador, revisa si es la estrategia correcta. Algunas preguntas como las siguientes te ayudarán a identificarlo:

  • ¿Resuelves el mayor problema de tu cliente/asistente?

  • ¿Consigues o te acercas a tu objetivo con esta acción?

  • ¿Crees que el formato, el diseño y la línea de tiempo de esta acción encajan con tu público?

  • ¿Las emociones y sentimientos que van a vivir les incentivarán a actuar como tú quieres?

  • ¿Te gustaría participar en esa acción? ¿Qué sentirías?


Algunas preguntas como éstas, nos hacen reflexionar sobre si la estrategia y el formato escogido es el mejor para conseguir el objetivo, conectar con el público y realmente crear una acción que aporte valor.

 

 

Cuando estés realizando todo el proceso, recuerda la importancia de la interacción, la coherencia y que cada pequeño detalle comunica y muestra tus valores de marca.

Esperamos que estos tres consejos puedan ayudarte y guiarte a mejorar tus acciones y eventos, y a plantear si realmente aportan valor a tu público.

 

Oh! Cookies! Sí, y únicamente nos ayudan a saber que estamos ofreciendo la mejor experiencia para ti en nuestra web. Si sigues aquí, entendemos que las aceptas así como nuestra política de privacidad.